¿Qué son las flores de CBD?

Si eres nuevo en el mundo del CBD es posible que te sientas confundido acerca de las diferentes formas en que se puede encontrar el CBD y cuál es la más adecuada para ti. Una de las maneras en que se puede consumir el CBD es en forma de flores. Estas pueden proporcionar una gran gama de beneficios, como el alivio de la ansiedad y del dolor, así como una sensación general de relajación.

¿Qué son las flores de CBD?

También llamadas cogollos de CBD, flores de cáñamo o cogollos de cáñamo. Al igual que el aceite de CBD, estas flores provienen de la planta de cáñamo, no de la planta de marihuana. Esto se debe a que el cáñamo es naturalmente más alto en CBD y más bajo en THC, el compuesto psicotrópico de la marihuana.

A medida que las plantas de cáñamo maduran, las hembras empiezan a desarrollar flores. A diferencia de las flores abiertas que presentan otras plantas, las flores de cannabis son pequeñas y compactas, formando cogollos a lo largo de los tallos. A medida que las flores crecen, se van llenando de compuestos químicos que las hacen muy beneficiosas. El más abundante de estos compuestos es el CBD, por lo que se conocen como cogollos o flores de CBD. Sin embargo, la planta también contiene muchos otros cannabinoides, flavonoides y terpenos; todos ellos impactan en el cuerpo de diferentes maneras

Flores de CBD vs aceite de CBD

Ambos productos surgen del mismo lugar: las flores maduras de la planta de cáñamo. En el caso de las flores de CBD, el proceso consiste únicamente en cosechar cuidadosamente los cogollos de la planta para después secarlos y empaquetarlos. Esto significa que toda la flor permanece intacta.

En el caso del aceite de CBD, las flores se procesan cuidadosamente para extraer solo los compuestos químicos que son beneficiosos para el cuerpo. El extracto resultante se mezcla luego con un aceite MCT portador. Este proceso permite que se calcule de forma exacta el porcentaje de CBD que se quiere en el aceite y a la vez ayuda a que este se absorba de manera más rápida y efectiva.

La elección entre usar flores o aceite de CBD es una cuestión de preferencia personal. A algunas personas les gusta la conveniencia del aceite de CBD, que se puede transportar fácilmente. Así mismo, el aceite de CBD se extrae para proporcionar una dosis muy específica de CBD en cada botella, lo que puede ser útil para aquellas personas que sean más sensibles a sus efectos. Otras personas prefieren las flores de CBD, por tratarse de productos sin ningún tipo de procesado. Esto asegura que todos los compuestos químicos beneficiosos permanezcan intactos en el producto. Las flores de CBD ofrecen los mismos beneficios que otros productos (como los aceites) pero con un método de uso y una potencia diferente.

Escogiendo la dosis de flores de CBD

Al tratarse de un producto natural, en las flores de CBD existe una gran variación de una planta a otra. Aunque todas proceden de la planta de cáñamo, cada cepa se cría de forma específica para desarrollar diferentes niveles de compuestos químicos que le otorgan diferentes cualidades.

En el caso de las plantas de cáñamo que se utilizan para las flores, lo más importante es generar una cepa muy baja en THC, que es el compuesto psicotrópico que da la sensación de “subidón”. A partir de ahí, cada cepa se cría para tener unos niveles diferentes de CBD y otros cannabinoides, lo que determina la potencia o el porcentaje de CBD en cada gramo de flores.

Junto con estos cannabinoides, las flores de cáñamo también pueden contener diferentes niveles de terpenos y flavonoides. Estos determinan cómo huelen y saben las flores, y son la razón por la que determinadas variedades se presentan con fragancia afrutada o sabor a jengibre (entre otros). Comprar a un cultivador de renombre te ayudará a asegurarte de obtener un producto consistente con una dosis constante de CBD.

¿Son las flores de CBD lo mismo que los cogollos de marihuana?

Es fácil que se genere confusión entre estos dos productos. Ambas son flores o capullos de la planta de cannabis, pero hay una diferencia clave. Lo que consideramos hierba o marihuana proviene de la planta de marihuana. La marihuana es de hecho un tipo de cannabis, pero contiene altos porcentajes del compuesto químico THC. Este es el compuesto que te da la sensación de “colocón” cuando consumes marihuana.

Las flores de CBD provienen de plantas de cáñamo. Si bien el cáñamo también es un tipo de cannabis, es mucho más rico en CBD y contiene cantidades muy pequeñas de THC. Esto significa que tiene todos los beneficios de los cannabinoides naturales de la planta, pero sin generar ninguna alteración en la mente.

A simple vista, las flores de cáñamo y de marihuana se verán iguales y pueden tener un sabor y un olor muy similares. Compra siempre tus flores de CBD a un cultivador de renombre para asegurarte de obtener un producto con niveles de THC por debajo del límite legal.

Seguridad del CBD

Si bien hay lugares donde encontrar información sobre los beneficios que puede ofrecer el CBD, si es la primera vez que pruebas el cannabidiol, tienes

Read More »

¿Es legal el CBD?

Los nuevos usuarios de CBD a menudo se preguntan si el CBD es legal, y no es de extrañar, ya que lamentablemente no hay una

Read More »

¿Quieres un 15% de descuento?

Suscríbete ahora a nuestra newsletter

Ahorra el 15% con el código coupon

HELLO15